EL VINO ALENTEJANO,

UNA DE LAS GRANDES RIQUEZAS DE LA REGIÓN

El vino alentejano es uno de los mayores valores del Alentejo y tiene en la región una historia milenaria. No se sabe con seguridad cuándo se introdujo su cultivo, pero con la llegada de los romanos pasó a formar parte de la rutina de las comunidades locales. El vino, los tintos y blancos, las diferentes variedades de uva, con sus particulares sabores y aromas, las viñas, las fincas productoras y las bodegas, las rutas y visitas son oportunidades para entrar en este maravilloso mundo. Venga a conocerlo.

LA VIÑA, UN CULTIVO MILENARIO EN EL ALENTEJO

La viña tiene en el Alentejo una presencia milenaria e ininterrumpida y para demostrarlo están los muchos vestigios arqueológicos repartidos un poco por toda la región. 


No se sabe exactamente cuándo se introdujo su cultivo. Se piensa que los tartesios, una civilización ibérica heredera de la cultura megalítica andaluza, fueron los primeros y principales propulsores de la domesticación de la viña y posterior introducción del vino en la región. 


Los fenicios y los griegos seguirían explotando el cultivo, pero es a los romanos a quien se atribuye su generalización. Algunas de sus prácticas aún subsisten hoy en día, como el podón y los grandes barriles utilizados para fermentar el mosto o para almacenar el vino. La tecnología y método de producción del vino de barril y su milenario proceso de vinificación representan una herencia cultural de gran singularidad, y en este momento se está llevando a cabo el proceso de inscripción del "Proceso tradicional de producción del vino de barril" en el Inventario nacional del Patrimonio Cultural Inmaterial y la posterior candidatura a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


Con la invasión musulmana y la islamización de la Península Ibérica, y las restricciones religiosas a su consumo -principalmente en los siglos XII y XIII-, se forzó a una gran disminución del cultivo, que en muchos territorios llegó a desaparecer, por lo que las viñas solo volvieron a destacar en el paisaje con la fundación del reino lusitano (el vino, curiosamente también por motivos religiosos, era esencial en la liturgia cristiana).

EL VINO ALENTEJANO HOY

El Alentejo es una de las mayores regiones vitivinícolas de Portugal. Con una inversión considerable en los últimos años en este sector, los vinos maduros alentejanos han estado, cada vez más, entre los mejores del país y han conseguido reconocimiento internacional. 


Las condiciones edafoclimáticas presentes han permitido la producción de variedades de uva autóctonas que han ido dando una impronta regional al vino, pero aceptan igualmente bien otras castas cuya calidad muestra su buena adaptación.

En el Alentejo existen 8 subregiones DOC (Denominación de Origen Controlada) pero las que tienen mayor presencia son, en las variedades blancas, la Roupeiro, Antão Vaz y Arinto,  y en las tintas, Trincadeira, Aragonez, Castelão y Alicante Bouschet. Los vinos producidos en el concejo de Serpa están en la región vitivinícola del Alentejo situado en la subregión de Moura.

 

Pero la producción de vino en el Alentejo va más allá de la DOC y hay muchos productores con un excelente vino regional con otras variedades, como Touriga Nacional, Cabernet Sauvignon, Syrah o Chardonnay.

Calidad y diversidad son dos palabras que andan de la mano con el vino alentejano, sea más joven o más maduro.

LAS VIÑAS EN EL PAISAJE

Pero el vino también se puede disfrutar de otras formas, concretamente a través de su paisaje. Los campos alentejanos son un increíble mosaico de cultivos donde la viña está bien presente junto con el montado, los sembrados, los olivares y los barbechos. En este mosaico, los colores y texturas van variando a lo largo del año, acompañando el ritmo de los cultivos y los tonos de las estaciones.

 

Así ocurre también en la viña: durante la primavera nos sorprende con sus verdes intensos que, a lo largo del verano, van dando lugar a los amarillos, dorados y ocres, que culminan en la época de la vendimia.

 

El concejo de Serpa reproduce de forma ejemplar este mosaico de cultivos, donde la viña tiene igualmente un lugar destacado especialmente en la parte más oriental, en la feligresía de Pias.

 

También en este concejo, a semejanza de lo que ocurrió en el Alentejo, el proceso de perfeccionamiento y de mejora de la producción vinícola empezó en las últimas décadas del siglo XX, siendo la feligresía de Pias un referente en ese cambio de paradigma, con un papel relevante en el ámbito regional.

 

Actualmente el vino producido en el concejo de Serpa está siendo comercializado en todos los continentes y es un auténtico embajador de este territorio. Las bodegas del concejo están equipadas con tecnología avanzada, ligadas a proyectos de investigación y de innovación y algunas ya con el concepto de la economía circular, siendo de referir también la producción de excelentes espumosos, aguardientes vínicos y rosados, incluyendo el vino de barril.

1/2

(Haga clic en las fotos para ver los créditos)

Algunas de las empresas productoras promueven visitas que llevan a los apreciadores a catar el vino, oír las historias relacionadas con su producción y conocer sus fases más importantes, concretamente a observar y participar en las vendimias.

 

CATAR EL VINO POR SERPA

El vino es el aliado de excelencia para degustar otros productos que en Serpa ocupan un lugar destacado, como el queso Serpa DOP. Pero también embutidos y pan, entre otros tradicionales compañeros de mesa, tienen en este concejo excelentes representantes. Venga a probarlos.

© Estúdio Lemonnier

logo_município-01.png

Copyright © 2019, C. M. Serpa - todos los derechos reservados.   Design Cores ao Cubo

Idealización, textos y fotografías (salvo excepciones indicadas), y coordinación